miércoles, febrero 4

Supersticiones famosas: Macbeth

Es bien sabido que el teatro es un arte lleno de supersticiones y tradiciones er... inusuales. Por ejemplo, se supone que es de mala suerte desear buena suerte a quien saldrá al escenario, y por ello se acostumbra desear al actor en cuestión que se rompa una pierna. Algo que en cambio no es tan conocido es la serie de supersticiones en torno a una de las obras de teatro más famosas e importantes: Macbeth, de William Shakespeare.

Se supone que la obra está maldita y que el elenco y staff que montan la obra sufren toda clase de calamidades. El supuesto origen de esta maldición es que Shakespeare utilizó verdaderos cantos de brujas dentro del guión de la obra, y como venganza brujas reales pusieron una maldición sobre la obra. Supuestamente la mala fortuna para las representaciones de la obra empezó a manifestarse desde un principio, pues hay historias sobre como el rey James I prohibió que la obra se representase durante cinco años luego de haber visto una representación en 1606, primer año en que la obra fue presentada al público. El rey había escrito un tratado sobre demonología y aparentemente se consideraba un experto en el tema, y su prohibición obedecería a que las maldiciones y hechizos empleados por las brujas le parecieron "demasiado reales".

Algunas de las supuestas tragedias ocurridas alrededor de la obra se cuentan las siguientes:
  • Durante la primera producción de la obra, en 1606, Hal Berridge, el muchacho que interpretaba a Lady Macbeth enfermó gravemente y murió en el backstage. Supuestamente el propio Shakespeare tuvo que ocupar su lugar.
  • En una producción holandesa en 1672 el actor que interpretaba a Macbeth cambió la daga de utilería por una real y mató al actor que interpretaba a Duncan ante los ojos del público.
  • El día del estreno de una temporada en Londres en 1703, una de las más violentas tormentas de la historia azotó la ciudad.
  • A mediados del siglo XIX dos actores rivales, el británico William Charles Macready y el norteamericano Edwin Forrest, montaron por su cuenta la obra, coincidiendo ambos en escenarios de Nueva York la noche del 10 de mayo de 1849. Simpatizantes de Forrest acudieron a la representación de Macready en el Astor Place Opera House para arrojar frutas y sillas al escenario durante la representación e iniciaron una reyerta. La policía fue llamada para controlar a la multitud y durante el tiroteo resultante murieron más de 20 personas y decenas más resultaron heridas.
  • El 9 de abril de 1865, Abraham Lincoln leyó a varios de sus amigos algunos pasajes de la obra, en especial la parte que sigue al asesinato de Duncan. Menos de una semana después él mismo era asesinado.
  • En 1928, en el Royal Court Theatre de Londres, una parte del set se colapsó, lesionando a varios miembros del elenco.
  • En 1937 un contrapeso se desplomó sobre el escenario, cayendo apenas a medio metro de Laurence Olivier, quien interpretaba el papel principal.
  • La producción de 1942 que tenía a John Gielgud como protagonista se vio afectada por la muerte de tres actores, dos brujas y Duncan, además del suicidio del diseñador del set.
  • En 1947 el actor Harold Norman fue apuñalado durante la secuencia de esgrima del último acto y falleció a causa de sus heridas. Se dice que todos los jueves su fantasma ronda el Coliseum Theatre de Oldham, día y lugar donde se dio el incidente.
  • Una producción al aire libre en Bermuda en 1953 fue interrumpida por una fuerte ráfaga de viento que lanzó humo y llamas hacia la audiencia durante la escena del asalto final al castillo. Charlton Heston, quien interpretaba a Macbeth, sufrió quemaduras en las piernas porque sus mallas habían sido accidentalmente salpicadas con keroseno.
  • La producción de Rip Torn en Nueva York en 1970 fue interrumpida por una huelga de actores.
  • Durante el montaje en 1971 de David Leary la producción sufrió dos incendios y siete robos.
  • El primer día de filmación de la versión cinematográfica de Roman Polanski ese mismo año, un camarógrafo tuvo un accidente que estuvo a punto de costarle la vida.
  • En 1981 J. Kenneth Campbell, quien interpretaba a Macduff, fue asaltado pocos días después del estreno en el Lincoln Center.
Debido a que no todas ellas pueden ser verificadas es necesario tomarlas con cierta reserva o incluso como meras leyendas urbanas, y aún en los casos verificados parece tratarse de accidentes comunes y corrientes. A primer vistazo parecen demasiados, pero repartidos alrededor del mundo a lo largo de cuatrocientos años en realidad son muy pocos. También es necesario tomar en cuenta que la obra se presta para resultar accidentada, ya que la mayoría de las escenas se desarrollan de noche o en medio de niebla, por lo que la iluminación es baja durante casi toda la representación. Además, tiene muchas escenas de pelea, por lo que no debiera extrañar a nadie que durante una serie de representaciones eventualmente haya algún accidente.

Otro factor importante es el hecho de que se trate de una obra fácil de montar y una de las más baratas. Hay quienes afirman que cuando una compañía teatral atraviesa por problemas económicos siempre es una buena opción realizar una serie de representaciones de Macbeth para enderezar las finanzas. Bajo esas condiciones es usual buscar ahorrar donde sea posible y normalmente la seguridad suele ser uno de los principales sacrificios. Y tal vez más importante aún, la superstición se alimenta de si misma. Tratándose de una obra que tiene más de cuatrocientos años representándose de manera constante el hecho de que se acumulen accidentes e incidentes alrededor de ella no es nada extraño, y muy probablemente podría llegar a compilarse una lista similar de accidentes y rarezas de obras como Hamlet o Romeo y Julieta, pero como ninguna de ellas está maldita, nadie acostumbra hacer ningún escándalo en torno a ningún incidente.

A fin de cuentas, tal y como mencioné al principio de este texto, la gente de teatro suele ser muy supersticiosa, y Macbeth es una obra oscura, llena de violencia y sangre, elementos ideales para construir leyendas a su alrededor.
Se produjo un error en este gadget.